Viaje de incentivo a Cuba


Cuba, país de fuerte personalidad, rico en alegría, color y música. Cuba es un país de «puertas hacia fuera». Podrás callejear por las calles de La Habana, mientras tus ojos se asombrarán de la elegante decadencia de sus casas, calles y barrios. Un paseo por el malecón para ver su puesta de sol y porqué no, evocar a Hemingway tomando un daiquiri en la Floridita.
Trinidad es un enclave mágico, Patrimonio de la Unesco. Ciudad colonial que guarda la estampa más colorista de sus clásicas casas y sus pintorescos y típicos coches cubanos. Siguiendo nuestro periplo cubano, al otro extremo de la isla, llegamos a Santiago, dónde nos acoge una población sencilla y amante de la música en todas sus expresiones. En Santiago has de perderte por sus calles, visitar el distrito Tívoli, lugar de reunión de los cantantes y solistas que quieren cantar de manera improvisada. También, puedes asistir a conciertos de la música más purista cubana en la Casa de la Trova.
Si al final de tu viaje quieres disfrutar de un merecido descanso, recuerda que sus Cayos, te ofrecen enormes playas de aguas cristalinas y entornos naturales tropicales. Déjate envolver por el ritmo, el sabor y la amabilidad de los cubanos.